Un nuevo Poder Judicial

Hace mucho tiempo, la población ha perdido la confianza en el sistema de justicia. Por eso la importancia de la creación de una Autoridad Nacional de Control del Poder Judicial, pero no solo debería ser para este organismo, también tendría que implementarse para el Ministerio Público, dos instituciones totalmente desprestigiadas por los actos de corrupción que tocaban a los más altos funcionarios.

El miércoles se aprobó por mayoría la creación de esta Autoridad en el Pleno del Congreso, pero esto no nace únicamente del descubrimiento de los “Cuello Blancos del Puerto”, nace ante la necesidad de combatir la corrupción generalizada que existe en el Poder Judicial y a nivel nacional, pues solo nos enteramos de casos escandalosos y no de otras denuncias en lugares más alejados, como en Iquitos en el caso de los alcantarillados y las motochatas.

La corrupción en el PJ ha venido operando de manera sistemática, no solamente con coimas a los secretarios o asistentes que direccionan, encarpetan y agilizan expedientes. También, en audiencias orientadas que han sido pagadas con anterioridad o que cuentan con poder e influencias por los intereses de un gobierno, por ejemplo. La Oficina de Control de la Magistratura, al mando de Ana María Aranda, ha fracasado durante su gestión, ella ha tenido conocimiento directo de varios casos de corrupción y tuvo una actitud inoperante e ineficiente. En un informe de la Comisión de Constitución en el año 2016, se concluyó que el 80 % de quejas interpuestas eran declaradas improcedentes, miles de ciudadanos no encontraron justicia.

Este nuevo órgano debe garantizar la transparencia de los magistrados, deben ser implacables en sus investigaciones respecto a las conductas funcionales, identificar los focos de corrupción y combatirlas de manera eficiente y eficaz. Esta nueva etapa va a generar una nueva esperanza de alcanzar justicia, pero una justicia no a cambio de dinero o de una cuota de poder. Esperemos que en esta fase tengamos una nueva historia para el Poder Judicial, libre de la corrupción.

Por :Yeni Vilcatoma

Déjanos tus comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.